26 junio 2018 En casa

DIY: Atrapando sueños

Por Deli Gómez | @delidlux
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Seguro que alguna vez os habréis fijado en algún bonito atrapasueños, o quizá tengáis uno en casa. Un atrapasueños o “cazador de sueños” es un adorno formado por un aro que contiene una red en su interior y que se decora con diversos elementos, como plumas o cuentas.

Según la tradición de los nativos norteamericanos, colocados sobre la cabecera de la cama de los niños, estos atrapasueños funcionaban como hechizo al “cazar” las pesadillas de los pequeños, que quedaban capturadas por la malla y se quemaban con la luz del amanecer, dejando así libres lo sueños buenos.

Si les contáis esta historia a los niños, seguro que querrán tener su propio atrapasueños colgado en su habitación.

Así que con este propósito, este mes hemos pensado en una manualidad no sólo para ellos, sino que además puedan hacerla con sus propias manos. Como siempre, os cuento los materiales que hemos usado y el paso a paso.

Materiales:

– Un aro de metal o madera.
– Lana de distintos colores.
– Cuentas o abalorios de colores.
– Pompones.
– Fieltro de colores.
– Plumas de colores.
– Tijeras.

Según la edad de los niños, nuestro atrapasueños podrá contar con más o menos elaboración en los detalles. Aun así, ya veréis qué fácil es de hacer.

Paso a paso

Esta vez, como en ocasiones anteriores, hemos recurrido a un bastidor de bordar de tamaño pequeño, aunque un aro de alambre o cualquier otra estructura circular también nos serviría como base para nuestro atrapasueños. Si como nosotros utilizáis un bastidor, acordaos de trabajar sólo con la estructura interior, pues el aro superior lo colocaremos al final para asegurar la lana.

Nosotros hemos decidido dejar la estructura de madera original, pero si lo preferís, también podéis forrarla con washi tape, consiguiendo un resultado mucho más colorido.

Lo primero que hacemos es crear la malla interior con la lana de colores.  Y para ello, sólo tenemos que atar un cabo y empezar a girar la lana hasta conseguir el diseño deseado. Nuestro diseño es muy sencillo, pero si tenéis maña, podéis tejer mallas increíbles.

Ahora que ya tenemos tejida la malla, nos falta decorar el atrapasueños con plumas, abalorios, pompones o incluso trocitos de tela o de fieltro. Para ello, tomamos varios cabos de lana de colores y los atamos a la parte inferior del aro.

Para darle el toque final, vamos decorando cada uno de los cabos de lana a nuestro gusto.

Las plumas son los adornos que originalmente llevaban los atrapasueños, pero también puedes incorporar todo tipo de abalorios, cuentas de madera o figuras de fieltro o de tela pegadas o anudadas. 

Por último, una vez tenemos tanto la malla como los colgantes, aseguramos el bastidor colocando ahora el aro exterior y apretando el tornillo. 

Y el resultado queda tan bonito y vistoso como éste. Y, lo mejor, una manualidad hecha por ellos mismos.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *