29 Mayo 2017 Mama & Kids

Almu, madre, blogger y tripulante de vuelo

Por Txell Hernandez
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Hace tiempo que sigo a Almu tanto en su cuenta de Instagram como en su blog Across my Universe. Siempre me ha fascinado su vida, por un lado la aventura y el exotismo de su trabajo como tripulante de vuelo y por otro el día a día con sus hijas, Sira y Saioa.

Almu vive con pasión ambos aspectos de su vida y le gusta compartirlos con sus seguidores, todos aquellos que (de alguna forma) envidiamos su capacidad para encontrar el equilibrio entre todo lo que ama.

Entrevistamos a Almudena entre viaje y viaje y le preguntamos por su apasionante vida errante.

¿Quién es Almu?
Madre de dos niñas, tripulante de vuelo en una compañía chárter (con lo que ello implica), muy amiga de sus amigos y más que saber qué me gusta, tengo muy claro qué no me gusta. Quien me conoce bien sabe que a veces soy demasiado directa.

¿Cómo surgió la idea del blog Across my Universe?
Across my Universe nació como un blog de viajes, en la época en que hablar de blogs era hablar de algo muy desconocido. Cuando volví de vivir en Canadá decidí contar mis experiencias y todos los viajes que había realizado hasta entonces y así surgió. Después vivió la evolución que yo misma fui viviendo.

¿Qué es lo que más amas de viajar?
Aprender. Viajar te hace más rico, aprendes de todo y, aunque repitas destino, siempre hay algo nuevo que ver, aprender o gente por conocer. Hasta en tu propia ciudad en realidad…

¿Cómo llegaste a ser tripulante de vuelo?
Siempre quise serlo, desde pequeña (químico también jajaja), se puede decir que fue un sueño hecho realidad. No fue una casualidad y llegué muy pronto, con 19 años ya estaba volando. Una vez lo conseguí seguí estudiando y volví a vivir en el extranjero una temporada.

¿Cómo compaginas tu trabajo nómada con la crianza?
Aprovecho mis momentos fuera de casa para actualizar mi blog, ordenar y editar fotos, leer, ver series, películas, descansar, tomar una cerveza… En casa decidí hace tiempo no encender el ordenador si estaban las niñas y dedicarme a ellas. Cuando estoy en casa estoy las 24h, así que aún viajando puedo dedicarles un tiempo de calidad increíble.

 ¿Cómo logras encontrar el equilibrio entre vida profesional y personal?
A veces es muy difícil y paso muy malos momentos, pero aunque parezca que estoy siempre fuera, es un trabajo que cuando estoy en casa estoy al 100%. Desconecto totalmente de aviones aunque mi marido y muchos amigos sean compañeros, tenemos el pacto de no hablar de aviación.

¿Crees que la conciliación es una utopía o es algo posible?
Hoy por hoy, en este país, yo lo veo una utopía. Hay que cambiar desde la base, la educación y abrir la mente. Son demasiadas cosas las que tendrían que modificarse y no veo que empresas o gobernantes estén por la labor por el momento.

¿Te gusta viajar en familia?
Me encanta, es diferente pero mucho más especial. Quiero contagiarles ese amor por viajar a mis hijas, de descubrir mundo, de aprender, de conocer gente. Me encantaría que pudieran viajar y conocer tanto mundo como yo, cuando vuelen solas.

¿Nos recomiendas algún destino family friendly?
Me encantó Burdeos, es súper cómodo para viajar en familia, con el tranvía, sin necesidad de cargar con el cochecito, con un montón de sitios preparados para los niños. Saioa es uno de los viajes que más he disfrutado.

Cuéntanos la anécdota más divertida que has vivido como tripulante de vuelo.
¡Muchas!, Divertidas, emocionantes, tristes, especiales… Pasajeros que se disfrazan en el vuelo, de vaca por ejemplo, es el que mejor recuerdo, porque mi cara cuando lo vi debió ser un poema. Es divertido siempre que lo que hagan no comprometa la seguridad del vuelo o la comodidad de otros pasajeros, por supuesto.

Creo que lo más divertido, fue en un vuelo especial para un cierto tipo de crucero, entre ellos había muy buen rollo y empezaron a hacer monólogos, era todo un rollo muy sano y divertido, cuando se fueron, nos dejaron coronas de regalo. El vuelo de vuelta lo hicimos sin pasaje y nos partíamos recordando los monólogos.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *