9 junio 2014 Mama & Kids

La nueva dimensión de Cristina Ramos

Por Estel Vilaseca

Frida tiene dos meses y es todo serenidad. En un rincón, Cristina Ramos, rutilante directora creativa y ahora también mamá, le da el biberón. Está apoyada en un montón de cojines y entra la luz de primera hora por la ventana en un pequeño espacio que montó justo al nacer la bebé. Llegó en pleno paseo de Gracia gracias a un ataque de risa provocado por un pequeño accidente de su padre, el fotógrafo de moda Txema Yeste delante del escaparate de Saint Laurent Paris. Romper aguas en plena milla de oro es sin duda un inicio de parto para el recuerdo. Con apenas dos meses como madre, Cristina siente que ha entrado en una nueva dimensión y entusiasmada nos cuenta todos los cambios que está experimentando en su vida desde la llegada de la pequeña y dulce Frida.

¿Qué hace una directora creativa?
Trabajo de directora de arte y directora creativa para marcas de moda y belleza como Revlon, Massimo Dutti. Para Tous también he trabajado. Acabamos de hacer la primera portada para el Número francés. Mi tarea consiste en trabajar codo con codo con el fotógrafo definiendo la dirección de la modelo, la idea, la localización. En mi caso con quién trabajo más es con mi pareja, Txema. Su estilo es muy cinematográfico, hay personajes…es realmente muy estimulante. Ahora estamos con un nuevo proyecto personal que tienen que ver con arte y fotografía, si sale, será un sueño cumplido. Lo de hacer arte y temas más comerciales lo llevo bien, soy Geminis! La parte más artística me encanta, pero también aprendes muchísimo con los clientes más comerciales.

¿Cómo llegó lo de ser mamá?
Yo no fui mamá hasta que no me pusieron al bebé encima. Lo preparé todo muy tarde, y no me conecté hasta el parto. El embarazo fue un periodo de ponerme gorda (ríe). Me he dado cuenta de todas las tonterías que hice embarazada luego, como trabajar hasta el último minuto. La experiencia de ser mamá yo lo llamo la otra dimensión. Todo fue muy bien, muy rápido, no era consciente. Y entonces, cuando entramos en contacto sentí una gran calma. Yo me volví madre entonces. La verdad es que no me había imaginado nada. Soy muy de vivir el presente, proyectar demasiado le quita la magia a la realidad.

¿Qué cosas has aprendido durante estos dos meses como mamá primeriza?
Las primeras semanas es muy fuerte, estás muy fuera de ti. No recuerdo casi nada…bueno, ahora que lo pienso, todo lo que te preocupas. Ahora estoy en otra fase, todo es más simple de lo que pensabas, más fácil, es una lucha por la vida. Me ha dado tiempo para filosofar con mis amigas. Ellas no quieren ser madre, pero yo les digo que todos los cambios para mi son positivos. Que haya un cambio de prioridades (que lo ha habido), a mi me parece bien. Ya era raro que en el embarazo no sintiera la necesidad de bajar el ritmo. Me ha pasado ahora. También piensas en lo que quieres que la niña absorba, aprenda, qué valores le estamos transmitiendo. Te hace querer ser mejor persona, menos dramas, ser más feliz…incluso te hace cogerle manía al móvil. Todo son cosas positivas.

¿Cómo te organizas? No debes ser fácil con el tipo de trabajo que tú haces.
A nivel práctico tenemos una chica que nos ayuda todo el día. Sin ayuda es imposible. A nivel de empresa, con asistentes. Intento tomarme el día libre a partir de las cinco de la tarde, para poder estar con ella. Al final, toda esta organización me ha aportado trabajar menos y gestionar mejor el trabajo. Además no siempre estoy con el mismo ritmo de entregas, así que si estoy en un momento más parado, lo que antes era desgana ahora lo aprovecho para estar con ella. El embarazo me ha servido para cambiar la manera de enfrentarme al trabajo.

¿Qué es lo que más te gusta de ser madre, por ahora?
Esta nueva dimensión de la que te hablaba. Hay gente que se aferra a la adolescencia, o que le interesa lo mismo que le gustaba cuando tenía veinte años. A mi, ahora, me interesan otras cosas. Como por ejemplo ayudar a esta personita a ser la mejor versión de si misma. Es una motivación muy grande que te ayuda a simplificar. A mi me ha equilibrado un montón, con todo lo que yo soy! Tengo muchísimo carácter. He dejado atrás todo aquello que me parecía absurdo. Tolerancia cero para estas cosas. No tengo tiempo para tonterías. Quiero ser feliz y que ella sea feliz. Estos es lo que ahora está en el primer lugar de la lista. Cualquier cosa que hago ahora pasa por este filtro: si me hace feliz lo hago, si no, no.

¿Por qué el nombre de Frida?
Queríamos un nombre del que no conociéramos a nadie, un nombre virgen. Si ya conocíamos a alguien tenía unas connotaciones. Es un nombre que asocias a mujeres fuertes, artistas e independientes. Todo lo que le deseo a mi hija. Y para su padre y su madre, que no les recuerde a nadie más que a ella misma. Fue muy difícil, Estábamos entre este y Vera. Tuve que convencer a Txema, pero cuando nació, a él ya le encantaba. El tema de la autoestima, es algo muy importante. Hay que prestarles atención, hacerles sentir especiales, que sientan que tienen algo único; en eso se basa la autoestima.

¿Cómo te gusta vestir a tu hija?
Es difícil huir de lo clásico…es la primera vez que le pongo un vestido, y me gusta. Pero si tengo claro algo es que no la quiero vestir como yo, lo del mini yo lo veo ridículo, pero es difícil crear otro sentido de la estética independiente al tuyo propio. Veremos como sale…No me gusta ni lo extremadamente fifi, ni tampoco que vaya muy chicazo, ni que sea muy ñoño…me gustaría que hubiera ropa como en los sesenta, esos vestidos de nido de abeja…Ya veremos por donde tira; pero con la experiencia de la otra hija de su padre, Lola, es que si tu les das voz, ellos deciden. Ella tiene un estilo único, decide lo que le gusta.

¿Y tu estilo?
Me gusta mucho el rollo rockero, el mundo de la música. Es lo que más me atrae: flecos, cuero…pero muy simple. Al final y con la edad se convierte en una especie de uniforme. Hace tiempo que no me pongo vestidos, por ejemplo. Prefiero pantalones, camisas y abrigos grandes. Antes llevaba tacones, pero ahora con la niña, unas buenas botas y a correr.

Frida duerme con vosotros ahora, ¿Cómo imaginas su habitación?
Estamos buscando casa, y por eso ahora está todo un poco provisional. La habitación que había pensado para Frida está inspirada en las fotos de David Hamilton, todo blanquito, con fibras naturales, papel pintado de flores, alfombras…todo muy vintage. La que tiene ahora me encanta, pero no es apropiada para un bebé. Lo único que tiene propio es la cuna de mimbre, me obsesioné con ella, pero no creo que la llegue a usar…Y el hecho de haber transformado el mueble bar en su armario, es toda una declaración de intenciones, el mejor símbolo de esta nueva dimensión.

¿Cuál es tu momento favorito con ella?
Cuando se queda dormida en mis brazos. Cuando te das cuenta que te sonríe a ti, y sólo a ti. Lo está simplificando todo de una manera maravillosa.

¿Podrías compartir con nosotros el mejor consejo que te han dado?
Durante el embarazo no leí nada, estoy en contra de ello. He preferido ir consultando dudas con mi mamá  y mi hermana, en lugar de tener ideas preconcebidas. Tenía miedo de hacerlo mal, y cuando la tuve se me pasó. Mi hermana me dijo que hiciera lo que me viniera en gana, que al final será hija de su mamá. Todo lo que haga mal, será sin querer, y por supuesto, voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda.

Créditos:
Fotografías de
 Mireia Rodríguez

2 comentarios

  1. […] las protagonistas de nuestras entrevistas “Mama&Kids”: Reyes Crous, Eli S y Eli G, y Cristina Ramos nos ofrecen también tres visiones personales de lo que ha significado para ellas ser […]

  2. […] la directora de arte Cristina Ramos y su familia. Ella y Frida, entonces con unos poquitos meses, inauguraron la sección “Mama&Kids” en el lanzamiento de nuestro magazine TOUS Kids&Baby. Dos años después nueva casa, nuevos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *