28 marzo 2017 Mama & Kids

Te quiero mi bella Daniella

Por Judith
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

La pequeña Daniella lleva el vestido de corte evasé Creta beige de TOUS Baby que puedes comprar aquí.

A veces el tiempo nos juega una mala pasada. Te crees que tus hijos han crecido lo suficiente, los miras y piensas que no pueden hacerlo más. De repente, coges tu móvil donde parece que llevas toda tu vida guardada. Porque ya no tenemos álbumes de los de antes. Ahora coleccionamos capturas, archivos jpeg, compramos un disco duro… Porque no hay día que no queramos grabar un momento… Y retomando el tema…de repente coges tu móvil y echas la vista atrás, justo hace un año… y te das cuenta que tu niña era muy chiquitita, mucho más que ahora, pero que en ese momento pensabas que “ya no crecería más”, y así se pasan los días muchas veces. Miramos el pasado, imaginamos el futuro… pero no nos damos cuenta del ahora. De que hoy no vuelve, de que hoy solo puede ser hoy. Que los miedos hay que tenerlos pero hay que vencerlos, que las preocupaciones están pero hay que aparcarlas. Todo ello para dar paso a otro tipo de sensaciones. A mí a veces también me cuesta.

Porque no todo es color de rosa aunque quiera quedarme con lo positivo.

Volviendo al pasado, me recuerdo bien pequeña junto a mi familia viendo nuestros álbumes de fotos… a lo mejor tenía 5 o 6 años y me hacía mucha ilusión verme de bebé en brazos de mi madre. Ya soñaba con formar una familia, hay vídeos que lo confirman. Idealizaba en mi mente como sería mi futuro, como sería mi vida…de hecho soñaba con tener una niña rubia con ojos azules… imagino que esto me vendría porque todas las muñecas de mi época eran así. ¡Y Daniella dice que quiere ser morena! Me hace gracia cuando me acuerdo de lo que mi mente llegaba a imaginar…ver que han existido casualidades.

Daniella luce el vestido con volante Line Rosa de TOUS Baby que puedes comprar aquí.

La vida, por desgracia, no suele ser como imaginamos. Vamos corriendo, nos levantamos con prisas y nos acostamos tarde. Y así un día, otro, y porque no, también en el fin de semana. Deberíamos echar el freno y ser conscientes de que los pequeños grandes momentos a veces se nos escapan. A mí se me han ido muchos… Sobre todo en un tiempo donde parecía que mi cabeza flotaba entre nubes. Porque por desgracia no reaccionamos como queremos. De esto somos conscientes después de mucho tiempo, y eso no ocurre siempre. A los que idealizamos, como yo, nos cuesta mucho entender que a veces hay que elegir otro camino, como en el cuento de Caperucita.

Y es que ¿por qué no dejamos nuestra mente en blanco? ¿por qué no tratamos de intentar poner empeño en vivir nuestros días? Primero con nosotros mismos,  después con el resto. De esa manera, aportaremos, nos aportarán… El tiempo se invertirá en calidad, y aunque no haya cantidad, hagamos caso del famoso dicho, que a veces son muy sabios. Y eso me pasó con Daniella, mi hija de ya 3 años y medio.. tuve la gran suerte de estar 2 años y medio con ella. Todos los días juntas. Un cambio de vida nos separó un poquito. Ella empezaba su primera “tarea” yendo a la guarde, y en mi caso, aunque nunca había dejado de trabajar, tuve que embarcarme en muchos más proyectos sola para intentar conseguir algunas de mis metas.

Ella y yo solas. Lejos de mi madre. Lejos de ninguna ayuda.

Y en ese momento, por las noches, cogía el móvil y me iba 12 meses atrás, donde mi hija solo tenía 1 año y poco. Lloraba pensando cuánto había crecido y me costaba asimilar que yo misma había tomado decisiones arriesgadas que directamente también le afectaban a ella. Resulta que ahora lloro porque siento que no tendría que haber llorado durante esos meses. A día de hoy echo la vista atrás y veo que no guardo muchas fotos de cuando fui levantando cabeza. Abandoné el tan querido “móvil” y empecé a grabar vivencias y situaciones en mi cabeza. Es verdad que hemos viajado lo que hemos podido, hemos bailado, nos hemos disfrazado, hemos tenido nuestras sesiones de belleza, hemos reído y también llorado juntas, nos hemos comido a besos, nos hemos “cambiado el pelo”, hemos cantado un mundo ideal mil veces,  también “despacito” la última de Luis Fonsi, porque ya sabéis que esta generación promete, ja,ja.

Me encanta cuando chapurreamos en otras lenguas. Y es que Daniella es un archivador. Almacena en su cabecita palabras y momentos pero no te los recuerda al instante.

Resulta que hoy puede decirme … tú eres mi MAMMA.

¿Te acuerdas mami cuando estuvimos en Italia?. En ese instante, te das cuenta que seguro que cada minuto que le dedico, se le quedará guardado bajo llave en su cabecita para sacarlo (o no) cuando ella decida. Y no hace falta irse lejos. Aunque adoremos viajar, no hace falta ir a ningún sitio extraordinario para sentir que tu hija llegó a este mundo para que nunca te quede la duda de que estás aquí de paso. Porque los estamos, SÍ, pero hemos dado vida. VIDA a la persona que más amas y amarás nunca. Tiempo de calidad. Porque cuando se está bien de verdad no soy yo la que está detrás de la cámara, resulta que ella y yo somos las protagonistas en las fotos… Pero lo que me niego a perder, es aquella costumbre que tenía hace más de 20 años, de verme junto a mi familia en papel… para apreciar así todo lo que en algún momento hemos podido llegar a sentir.

Nos gusta levantarnos sin prisas, oler las dos a vainilla, hacer magdalenas en el horno con ese ambiente hogareño y, aún recién calentitas, sentarnos a tomar un chocolate caliente.

Sacar todos los juguetes y que cambiemos cada 5 minutos, intercambiarnos la ropa y elegir nuestro color para la próxima manicura, jugar al juego de las 4 caras…. ¡Alegre! ¡Sorprendida! ¡Enfadada! ¡Triste!, y así puede llegar la noche y aún quedarnos cosas por hacer… Daniella con toda la energía y yo con algo menos… Todas las noches le leo 2 cuentos y le canto una nana (elegido por ella) ja,ja. Todo esto para nosotras son momentos de calidad en el cual no nos hemos gastado nada de dinero y nos han aportado más que ningún otro plan.

Judith es autora del blog Mummiella. Puedes seguirla a ella y a Daniella en su cuenta de Instagram.
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

2 comentarios

  1. Elena Pastor dice:

    Me has hecho emocionarme . Cuanta razón en todo. Adoro a mis pequeños Diego y Triana, y a veces digo, jo que putada no poder llevarlos a eurodisney, y no me doy cuenta, que su parque de atracciones favorito lo tienen cuando jugamos con ellos, les escuchamos, les achuchamos.
    Gracias por tu post mumi.

  2. Cristina dice:

    Ole por ti y por todo lo que has conseguido tu sola!!
    Yo veo que los cambios siempre son para mejor, y que si vienen , vienen por algo!!
    Yo tome hace años la decisión de dejar a la que era mi pareja ( en aquella época sentía que me iba a quedar sola y demás cosas que se te pasan por la cabeza) y mira ahora estoy felizmente casada y queriendo ser mama!!
    La vida da muchas vueltas nos guste o no, pero hay veces que podemos tomar nuestras decisiones siempre a tiempo,
    Me alegro tanto por ti… y no te conozco en persona pero llevo años siguiéndote ( lo sabes) y solo te digo que ole ole ole.
    Un besazo belleza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *