14 julio 2017 Moda

DIY: Una regadera que enamorará a los #TOUSLovers

Por Deli Gómez | @delidlux
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Hoy voy a enseñar dos técnicas muy sencillas a la vez que resultonas para decorar y personalizar objetos: el découpage y la transferenica. Y para mostraros cómo hacerlo, decoraremos unas regaderas de zinc que enamorará a los #TOUSLovers.

Comenzaremos con la técnica de découpage, término que tiene su origen en la palabra francesa découper, que significa “recortar”. El découpage es una técnica decorativa muy habitual en el mundo de las manualidades, y seguro que habréis visto muchos objetos decorados de esta forma. Consiste en decorar una superficie o un objeto (de metal, plástico, cartón, cerámica, vidrio, porcelana, papel maché, madera…) pegando sobre ella imágenes de tela o de papel recortadas y aplicando luego sobre ella cola o barniz transparente.

Ahora está muy de moda aplicar esta técnica con servilletas de papel ilustradas, pues al tratarse de un material muy fino, resulta muy sencillo integrarlas en el objeto decorado y se necesitan pocas capas de cola o barniz. Pero sea cual sea el material que empleemos para decorar la superficie elegida, veréis cómo el resultado es igual de bueno.

Découpage: qué materiales necesitamos

  • Regadera de zinc.
  • Pintura acrílica o chalk paint.
  • Mod Podge (o cola especial para découpage, o simplemente cola blanca).
  • Motivos decorativos (cromos, servilletas estampadas, papel de seda…)

Paso a paso

Para enseñaros cómo aplicar esta técnica hemos elegido como superficie una regadera de zinc y unos motivos de flores.

  1. Lo primero e importante, limpiar y secar bien la superficie sobre la que vayamos a trabajar. En caso de ser madera, es recomendable que la lijéis un poco antes, asegurándoos de que queda libre de polvo.

  1. A continuación hemos pintado la regadera con Autentico chalk paint, y el color elegido ha sido el verde poetic. Lo bueno de esta pintura es que no es necesario dar antes una capa de imprimación.

  1. Una vez pintada, aplicando dos o tres capas y respetando los tiempos de secado, recortamos los motivos con los que queramos decorarla. Nosotros hemos elegido unas flores, uno osito y una orla, todos de distintos materiales (servilleta, papel y cartulina).
  2. El siguiente paso será aplicar la cola. Podéis utilizar Mod Podge (me declaro fan de este producto, que sirve como pegamento, barniz y sellador, todo en uno).
  3. Ahora aplicamos todos nuestros recortes sobre el pegamento, teniendo cuidado de que no queden burbujas (podemos ayudarnos de algún objeto plano para alisar bien la superficie), y dejamos secar.

  1. Una vez secos ya podemos aplicar la capa de barniz. Además del Mod Podge, también podéis emplear cola especial para découpage (como la de la foto) o, a falta de cualquiera de estos, cola blanca. Con un poco de agua, rebajamos el pegamento (mitad y mitad) y con un pincel lo extendemos sobre toda la superficie. Y volvemos a dejar secar.

 

  1. Si hemos utilizado papel normal o cartulina, seguramente se noten los bordes, así que podemos utilizar un poco de papel de lija para limar los cantos con cuidado.

 

  1. Aplicamos tantas capas de barniz como sean necesarias para que las ilustraciones queden a la altura de la superficie. Es recomendable lijar un poco cada capa antes de dar la siguiente.

El resultado ha quedado así de bonito; tanto que le daríamos un montón de usos diferentes a nuestra regadera.

Como habréis podido ver, el découpage es una técnica muy sencilla con la que se puede personalizar casi cualquier cosa, y resulta especialmente útil para darle una “nueva cara” a aquellos objetos que ya no nos gusten o que con el paso del tiempo se hayan estropeado.

 

Transfer: qué materiales necesitamos

La siguiente técnica que os muestro es el transfer o la transferencia de imágenes. Esta técnica, al igual que la anterior, sirve para personalizar objetos y además permite darles un toque vintage, tal y como vamos a hacer con nuestra regadera.

El transfer consiste en trasladar una imagen, un dibujo o una fotografía impresos con tinta a otra superficie (maderal, tela, cristal, cerámica, cartón, cerámica…), dando así un toque personal y único a objetos o incluso a ropa.

  • Regadera de zinc.
  • Pintura acrílica o tipo chalk paint.
  • Mod Podge (o gel médium para transferir imágenes).
  • Motivos decorativos impresos con impresora láser o ilustraciones de revistas o periódicos.

Paso a paso

Para enseñaros cómo aplicar esta técnica hemos elegido como superficie otra regadera de zinc, a la que le vamos a dar un toque “vintage”.

  1. Como siempre, lo primero es limpiar y secar bien la superficie sobre la que vayamos a trabajar. A continuación hemos pintado la regadera con Auténtico chalk paint, esta vez de color blanco antiguo.

  1. Una vez hemos aplicado las capas suficientes de pintura (respetando siempre los tiempos de secado), preparamos el diseño que queramos aplicar sobre nuestro objeto. Nosotros hemos seleccionado un diseño vintage, que encaja perfectamente con el estilo que queremos darle a la regadera y lo imprimimos con una impresora láser. Esto último es importante, porque si imprimimos con una impresora de inyección de tinta la transferencia puede que no salga bien.

Tened en cuenta que las imágenes o fotos que vayamos a transferir quedarán siempre invertidas, así que si en ellas hay texto, tendremos que preparar antes nuestro diseño para imprimirlo en modo espejo.

  1. Para transferir nuestro diseño a la regadera hemos utilizado un gel especial para transfer o gel médium (si tenéis Mod Podge, éste también os sirve). Con ayuda de un pincel, aplicamos una generosa capa de este gel sobre la superficie donde vaya a pegarse el motivo, pero no sobre el mismo papal impreso, pues al extenderlo con el pincel podríamos emborronar el diseño.

Pegamos el papel por la cara impresa y lo dejamos secar el tiempo suficiente (toda una noche si es posible, pues cuanto más tiempo se deje secar, mejor quedará la transferencia).

  1. Con la ayuda de un pulverizador, aplicamos agua sobre el papel pegado, asegurándonos de que queda totalmente humedecido.

  1. Poco a poco y con paciencia, empezamos a frotar con la yema de los dedos el papel impreso hasta que éste se vaya desprendiendo.

Hacedlo suavemente, pues de otro modo podríamos estropear sin querer la imagen transferida.

  1. Para darle un toque envejecido a la regadera, hemos aplicado también un poco de betún de judea a modo de pátina. Foto 20

Un truco: Si no disponéis de betún de judea, también podéis aplicar con pincel un poco de café y el efecto será el mismo¡ Foto 21

  1. Por último, y para acabar de sellar la imagen, para que el resultado sea más duradero, podemos aplicar un barniz mate en spray o una capa de Mod Podge.

¿A que dar un toque diferente a los objetos cotidianos no es tan complicado como parece? Y ahora, ya sólo queda elegir qué técnica os gusta más y a probarla.

 

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *