14 noviembre 2017 Moda

Pros y contras de ser mamá joven

Por Yolanda Abellán
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Desde pequeña tuve muy claro que quería ser madre joven. Eso sí, teniendo muy claro la gran responsabilidad que conlleva y siempre y cuando las circunstancias fueran las adecuadas.

Cuando decidí ser mamá tenia 20 años y aunque la frase que más escuché fue : ” Con lo joven que eres, no sabes cómo te cambiará la vida.. ”, yo no pensaba eso, creía que el tener un hijo no tendría porqué que cambiar mis hábitos, ni mis costumbres… a día de hoy, os aseguro que estaba equivocada.

La primera vez que me di cuenta de que la maternidad iba a cambiar mi vida por completo fue cuando cogi a mi hijo en brazos por primera vez, ahí me dí cuenta de que el sentimiento tan grande que despertó en mí cambiaría mis prioridades por completo y que la preocupación constante por su bienestar y salud me acompañaría durante toda la vida.

Tener un hijo es una responsabilidad y un compromiso, una decisión que debe ser meditada con tranquilidad, confianza y seguridad.

Sentirse preparada para ser madre no es cuestión de edad, la decisión depende de la madurez y circunstancia de cada mujer.

En mi caso y por mis vivencias estos son los PROS de haber sido mamá joven:

– Energía y vitalidad:

La energía es algo que depende de la personalidad y fuerza de cada una, pero sí es verdad que los años se van notando y el esfuerzo físico y mental que conlleva la energía inagotable de los pequeñines y las pocas horas de sueño se llevan mejor siendo más joven.

Peto largo y camiseta de TOUS Baby que puedes comprar aquí.

– Menos riesgos en el embarazo y el parto:

Aunque depende de cada mujer, los porcentajes y riesgos para la madre y bebé aumentan con la edad, en mi caso el embarazo y el parto fueron muy buenos. 

– Una rápida recuperación:

Aunque en mi caso fue parto natural y eso ayuda mucho, en menos de una semana estaba recuperada. Además, en el embarazo cogí 16 kilos y volví a mi peso en menos de 1 mes.

Margen para tener más hijos:

Mi primer embarazo llegó en los primeros intentos pero nunca se sabe si para el próximo puede surgir algún inconveniente y que tarde más de lo esperado. Aunque no me gustaría que mis hijos se llevaran muchos años, tengo margen para poder disfrutar de la niñez del primero. 

Una segunda juventud:

Cuando mis hijos sean mayores seré aún bastante joven y podré hacer muchas cosas que ahora resultan más complicadas con un niño pequeño.

– Mamá y amiga:

Aunque la complicidad con tu hijo no dependa de la edad, pienso que al tener una menor diferencia de edad tendremos muchas cosas en común y podremos vivir muchas experiencias juntos

No todo es tan maravilloso, también hay algún CONTRA’:

– Menos vida social:

La gran responsabilidad que conlleva tener un hijo implica tener poco tiempo libre, por lo tanto esas quedadas con amigos en las que no te importaba la hora prácticamente desaparecen.

-Inexperiencia:

Por muy madura que te creas, el paso de los años y los errores es lo que hace que aprendas, siendo joven a veces careces de experiencia.

Menos ahorros:

Tener un hijo implica muchos gastos, por lo que es más difícil ahorrar. Lo que antes ahorrabas para poder permitirte un capricho, ahora tienes un sólo objetivo, que a él no le falte de nada. 

Trenka con capucha de TOUS Baby que puedes comprar aquí.

-Estudios y trabajo:

Compaginar estas dos cosas con un hijo es difícil . Estudiar puede llegar a ser complicado, pero con ayuda de tu pareja o algún familiar no es imposible.

Por muchos contras que hubiera, todo se convierte en un pro gigante al ver su cara sonriente mirándome desde algún escondite de casa.  

Puedes seguir a Yolanda en su blog y en su cuenta de Instagram.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *