31 enero 2016 Moda

Tous Baby Stories: Mi niña, mi sueño

Por Olga de Vivir Con Gusto
Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

baby_alejandra_tous_baby_stories_05

Me preguntan si la maternidad me ha cambiado y si ha cambiado mi blog.

Solo necesito un segundo para pensarlo… Sí, sí y sí…

Hace 18 meses que una princesa apareció en mi camino poniendo patas arriba mi vida, haciendo divertidos los momentos mas cotidianos, llenando de emoción cada telediario.

baby_alejandra_tous_baby_stories_02

Pijama rosa palo de Lousy TOUS Baby

baby_alejandra_tous_baby_stories_03

Tanto ha cambiado mi vida en apenas 2 años que el que era para mi el peor momento del día “la hora de levantarse”, se ha convertido en mi favorito… Recorro el pasillo con ganas de verla y ahí esta ella, mi niña, mi sueño.

Unos pelos locos me reciben, ojos de sueño y una sonrisa tan grande que le ilumina los ojos. Cada mañana desde hace 18 meses sonrío, todos y cada uno de los días sonrió en mi viejo peor momento del día.

baby_alejandra_tous_baby_stories_04

baby_alejandra_tous_baby_stories_01

Si ha conseguido cambiar eso, ¿cómo no va a cambiar mi blog? Ahora escribir es mucho mas difícil, pero mucho mas real, la moda se ha convertido en mini moda y mis vivencias ya no trancurrren entre Australia y NYC. A cambio cada mañana me despierto con ella, con mi niña, mi sueño.

baby_alejandra_tous_baby_stories_06

En esta sesión de fotos, Alejandra luce el pijama rosa palo de Lousy TOUS Baby y Dou Dou de la misma colección.

Puedes seguirnos a mí y a #babyalejandra en Vivir con Gusto.

Compartir
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestEmail this to someone

Un comentario

  1. Fotos Bien Chulas dice:

    ¡Ay! Normal que la peque haya cambiado tu vida, tu blog y tu todo. Los niños son así, tienen la capacidad de absorber nuestra atención, pero de una manera tan maravillosa que consiguen que nos encante regalarles nuestro tiempo. Y si encima todo son sonrisas, como con Alejandra, pues ya ni te cuento…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *