13 diciembre 2014 En casa

Negociando con Papá Noel y los Reyes Magos

Por Silvana del Val
Compartir

A estas alturas muchos peques ya han empezado a elaborar su carta a Papá Noel o a los Reyes Magos. Los más pequeños suelen ser sintéticos, mientras que a medida que crecen se ponen más puntillosos y extensos. A veces, el folio no da para más y llega el momento de empezar a tomar decisiones. ¿Qué regalar y qué no regalar? Todos recordamos esa Navidad inolvidable en la que llegaron nuestros preciados patines, o esa otra en la que nos sorprendieron con un regalo inesperado.

En España, y según las últimas encuestas del C.I.S, la mayoría de niños sigue confiando más en los Reyes Magos que en Papá Noel. Frente a un 54,4% que pide los regalos únicamente a los Reyes Magos, el 15,3% prefieren a Papa Noel y un 19% reparte sus peticiones entre los Magos de Oriente y el barbudo Santa Claus. Pero pidamos a unos u a otros, el gasto medio en juguetes por hijo es de 125 euros, de los cuales se destinan un 37% a juguetes, un 21% a libros y productos de papelería y un 18% a ropa y accesorios.

La oferta es tan amplia que en muchas ocasiones resulta complicado tomar decisiones que contenten a los pequeños y a los papás a partes iguales. En este sentido, es importante tener en cuenta la edad del niño, sus intereses personales, su desarrollo y la calidad y seguridad del objeto a regalar para elaborar la carta. Los expertos aconsejan no saturar al niño con muchos regalos, e incluso dosificar la entrega de los mismos para que puedan disfrutar plenamente de ellos.

Por lo tanto, estar cerca y ayudarlos a escribir la famosa carta puede ser el primer paso para conseguir un Papá Noel o unos Reyes Magos más responsables. Aprovechar los días previos para hacer limpieza es también una buena manera de ser más sostenibles. Invitemos entonces a nuestros hijos que regalen todos aquellos juguetes, ropa y libros que no usan o que se han quedado desfasados por la edad a otros niños que los puedan necesitar.

Durante las Navidades hay muchas iniciativas de recogida de juguetes, aprovechémoslas para ser solidarios y ayudar a los pequeños que entiendan el valor de los objetos. Esto les animará a comprender que es importante pedir cosas que realmente vayan a usar, juguetes que den de sí que les ayuden a descubrir y crecer como personas. “Aunque en esas fechas sí que hay motivo para dar regalos, en lugar de amontonarlos en cantidad, en cuyo caso el niño prestará atención un minuto y pasará de uno a otro sin quedarse con ninguno, puede ser una buena idea distribuir dos o tres regalos que seguro le gustarán y que no tienen por qué ser juguetes exclusivamente”, explica el psicólogo Juan Pedro Valencia al respecto en TodoPapas.

Algunas familias buscan temáticas concretas de manera que todos los familiares participan con una parte del regalo. Por ejemplo los padres regalan la cocinita, y los familiares los complementos del regalo. Otro año los Reyes traen la bici y todos los accesorios: el casco, las rodilleras, la botellita, un chándal y una mochila…Por supuesto, regalos como libros y ropas, son siempre bienvenidos e infalibles.

En cualquier caso, es importante dar prioridad a juegos que les estimulen, juguetes que incentiven el juego simbólico de imitación, juegos de construcción y que estén fabricados con todas las normas de seguridad, lo que implica que lleven la marca CE. Pidamos regalos que estimulen la imaginación, que fomenten la interacción y que tenga una vida relativamente larga. Por supuesto, la última palabra la tienen Papá Noel y Los Reyes Magos, porque si hay quienes saben algo de todo esto, son ellos!

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.