21 noviembre 2016 Moda

Comer en familia: cómo hacerlo fácil y placentero

Por Txell Hernandez
Compartir

comida-familiar-mimi-thorisson_01

El momento de la comida debería ser sinónimo de celebración, de disfrute. Aquellos que queremos reunidos entorno a una mesa repleta de suculentas cosas y una buena conversación. ¿Puede haber algo mejor? Para que sea una experiencia positiva hay que tener en cuenta varias cosas, así que aquí os dejamos con algunos consejos para comer en familia: cómo hacerlo fácil y placentero.

Lo primordial es entender el momento de la comida como un ritual, una oportunidad valiosísima para reunir a la familia, ponerse al día, compartir vivencias, sentimientos y aprovechar para educarles en las formas y en el paladar.

Los compromisos profesionales y los horarios del colegio y de las extraescolares hacen que, para muchos, sea imposible almorzar en familia. La cena en cambio acostumbra a ser el momento en que todos los miembros de la familia pueden comer conjuntamente. En base a eso podemos fijar la cena en familia como algo sagrado y entenderlo como un ritual.

comida-familiar-mimi-thorisson_02

Es importante implicar a los niños en todo el proceso para hacerlos partícipes y motivarles. 

Ir a comprar juntos algo de lo que comeremos (ni que sea una simple barra de pan), darles la oportunidad de ejercer de sous-chef ayudando en la cocina, hacerles poner la mesa.

Para subrayar la importancia de la cena es bueno incidir en los detalles. Poner un mantel bonito, usar la vajilla que a los niños más les guste, colocar unas flores, encender velas que aporten una atmosfera mágica y sintonizar una música agradable son algunos trucos que podemos tener en cuenta.

Es importante aprovechar la ocasión para enseñar a los niños a comportarse en la mesa. Una buena idea es darles unas consignas como no levantarse de la mesa hasta que se lo indiquemos, no hablar con la boca abierta, no jugar con la comida y todo aquello que nuestras madres y padres nos enseñaron de pequeños.

comida-familiar-mimi-thorisson_03

El hecho de comer todos juntos y los mismos alimentos hace que los niños se sientan “mayores” y sean más proclives a probar nuevos sabores, texturas o formas gastronómicas. Un buen tip es el de presentar la comida en bandejas o boles y permitir a los niños a servirse ellos mismos. ¡Seguro que nos sorprende gratamente ver que de esta forma comen mucha más variedad y cantidad de lo que a priori hubiésemos pensado!

Incluso los más pequeños de la casa pueden compartir este momento especial sentándose en la mesa con toda la familia. En el caso de los bebés podemos acercar su trona y dejarles alimentarse por sí solos, al estilo del popular baby-led weaning. Si optamos por darles su cena antes, siempre podemos hacerles participar de la cena en familia ni que sea probando algo de lo que hay en la mesa (una zanahoria de la ensalada, un trozo de pan, cualquier cosa sirve para hacerles sentir parte de la “fiesta”).

Apagad la tele, sentaros en la mesa y disfrutad de un momento especial en familia.

Fotos: Todas las imágenes han sido extraídas del espectacular blog de Mimi Thorisson, cocinera y madre que vive con su gran familia en Francia. Pura inspiración.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.